Header

God hates fags

A veces se encuentra uno con cosas que no le dejan salir del asombro. ¿Ustedes creían que Texas era de lo más conservador? Pues no se pierdan Topeka, en Kansas, que no tiene desperdicio. Esta ciudad es la sede de la iglesia baptista* de Westboro. Tiene cosas que me harían llorar una mañana de resaca y que me frustran por fresco que esté. Me cabrean de tal manera que no pienso enlazarlos directamente: el que quiera que sus visitas a la web aumenten, que los busque, que no es difícil encontrarlos.
Un blog de nombre curioso me llevó hasta una entrada en la que vemos cómo estos elementos sectarios se dedican a difamar contra España entera de la forma más ruin. La frase viene a ser esta:

God hates Spain.(clic para ver más del texto original)

La nota de prensa, traducida, reza:
Dios odia a España.
Gracias a Dios por los 160 muertos en el accidente de avión de hoy en Madrid, venganza del Señor contra España por haberse vendido a los planes de los maricones.

Pésame. Os imagináis cuánto. Por un lado me parece rastrero jugar con un accidente mortal tan desgraciado, que debe arrastrar la pena de más de un centenar de familias vivas. Por otro me parece imposible que la homofobia pueda llegar a ese grado.
Es interesante ese proselitismo del odio discriminado, porque su magnitud sobrepasa los límites de lo humano y se convierte en un fanatismo exacerbado destructivo. Es muy interesante porque utiliza una doctrina (el Cristianismo) que fue la cuna de los valores que han basado la convivencia occidental (¡no matarás!) y la combina con un mensaje completamente truncado.
Sus afirmaciones las plasman en carteles que portan sus piquetes a los actos que condenan o utilizan. No se privan de agradecer la venida del Katrina, el derrumbamiento de las torres gemelas, cargar contra otros pastores o el mismo Bush.
Para muestra del temor de Dios, botones:

(clic para verlo en grande)

Mi mayor preocupación es la educación de los feligreses de esta iglesia. ¿Por qué? Porque una persona que no se ajuste a sus cánones y se críe bajo los preceptos de esos cuatro extremistas, tiene asegurada una vida de duda interior, tormento y autoengaño. Creerá que sus pensamientos son pecaminosos, que sus gustos son impuros y que el bien es impedir que los demás vivan felices. Ya nos hemos dado cuenta de que son cuatro gatos, pero puede más un cabrón con un arma que diez corderos.
Y ¿se pueden admitir estas corrientes o hay que poner medidas? ¿Qué me decís al respecto?
_______________________
* En la Wikipedia han puesto «bautista», pero la R.A.E. dice que en cuestión de doctrina se habla de «baptista».

4 efectos secundarios:

Be dijo...

Pues según lo que me enseñaron de pequeñita, estos tíos van a ir todos al infierno.

querida_enemiga dijo...

Perpleja.

epHedro dijo...

Desde luego, al infierno van de cabeza, pero no hará falta que mueran, porque ya la vida les dará bastante tabardillo.
Y es que es para quedarse ojiplático.

Mini_ Enanoide dijo...

Quien diria que estamso en el siglo XXI.Ese me parace un pensamiento demasiado retrógrado.