Header

en construcción

Parece que un atajo de periodistas progres van a acaban de lanzar un nuevo medio. Un medio 2.0



A ver qué tal les sale, pues parece interesante.

Sí, sí, sí. Felices loquesea, a todos.

NYChronicles: USAbles II

La secuela de los USAbles ya está aquí. Más americanadas a tutiplén.
Veamos si podemos clausurar con la misma dignidad con la que inauguramos:

Está claro que a veces
no se sabe con quién
estás hablando: Be nice...
¿Te fías
de mis productos caseros?Home made · Credit
¡¡Cuál es el sentido
de esta calle??
St.
¡Paaaasa Jennifer
que está amarrao!!mmm... una cadena
Por si acaso
se te había pasado
por la cabeza...
Parking

diez minutos en la red

La verdad es que diez minutos en la red dan mucho, pero que mucho de sí. Por un lado, uno puede aprender por qué no se debe ser un cliente malo. Como ya decían en Fight Club: Preparamos vuestras comidas, recogemos vuestras basuras, conectamos vuestras llamadas, conducimos vuestras ambulancias y os protegemos mientras dormís...
Así que vía El estilo IKEA, aquí tenéis una chorrada anti fotolog... jajaja.


También podemos recuperar parte del humor que no hemos podido ver en Muchachada Nui, mi programa favorito de la semana.

las indecencias se pagan,
cada vez más

Siguiendo con la serie de «hay que castigar a los ladrones de lo virtual» os paso este suceso del que se han enterado hasta en el otro lado del charco.
Siento ser tan breve hoy.

dos cápsulas

La medicina de hoy son dos comprimidos, cada uno de una sustancia. Tomadlos antes de la comida con un gran vaso de H2O. Leed bien el prospecto:


Primer comprimido:

veinte segundos de D&G Time.

El último anuncio de D&G Time, que encontraréis en su web, porque en TuTubo no lo encuentro, tiene dos versiones. Con la gran manzana de escenario y un juego de «llego tarde a mi cita», nos presenta dos parejas heterodoxas. Hay una versión para ellas y otra para ellos. Pero no es la primera vez que hacen esto, como muestra el gráfic... vídeo siguiente:





Esto hay que digerirlo con espíritu crítico a la par que optimista.


__________________________
Segundo comprimido:

Comelcoquina ® Solución 2 h


Principio activo: endorfina


Cómeme el coco, negro
Espectáculo de La Cubana
Solución total

Composición
Cada medida dosificadora de 2h. contiene: revista de variétés 30 min., ocurrencia inesperada 20 min., baile y farándula diversa 20 min., guasa autocrítica 25 min., sorpresa general 15 min.; excipientes: actores expertos (15-20 uds.), personajes hilarantes (30 uds.), amalgama de atrezzo (150), participación del público (E 2000) y bocadillos.

Forma farmacéutica y contenido
Solución mágica. Sesión con 120 min.

Actividad
Comelcoquina dilata las neuronas facilitando la risa de modo incansable.

Indicaciones
Comelcoquina proporciona un alivio rápido de los síntomas tales como seridad excesiva, monotonía aburrida o vida insulsa en pacientes con una vida normal, o no.
Comelcoquina solución no alivia un ataque agudo de estulticia cuando éste ya ha comenzado.

Contraindicaciones
Hipersensibilidad a la guasa, el cachondeo, los catalanes u otros componentes de la especialidad.

Precauciones
Deberá comunicar siempre a su médico otras afecciones que pueda tener, especialmente si padece problemas cardíacos, respiratorios, trastornos de la realidad o trastornos de la ficción.
Este medicamento le ha sido recetado a usted para el tratamiento de su actual dolencia.
Úselo para otra afección a menos que su médico se lo indique. Déselo a otra persona.

Interacciones
Deberá comunicar siempre a su médico si está tomando otros medicamentos que puedan entorpecer el efecto de Comelcoquina, como demasiado trabajo o preocupaciones familiares.

Advertencias
En caso de precisar dosis mayores de Comelcoquina solución para la mejora de los síntomas deberá consultar a su médico tan pronto como le sea posible, ya que puede que lo que usted necesite sea directamente una lobotomía.
Aumente la dosis de Comelcoquina solución sin consultar con su médico.
Embarazo y lactancia: En caso de embarazo o lactancia se recomienda especial precaución con el uso de los bocadillos.
Efectos sobre la capacidad de conducir y utilizar maquinaria: Comelcoquina no afecta a la capacidad de conducir o utilizar maquinaria una vez acabada la función.

Posología
La posología debe ser individualizada. Siga cuidadosamente las instrucciones de su médico, o no, si no quiere tampoco pasa nada.
Dosis habituales: 2h una vez al año.

Sobredosis
Los síntomas y signos más comunes que pueden producirse tras una sobredosis son carcajadas, ritmo cardíaco rápido, calambres musculares maxilares o euforia.

Caducidad
Este tratamiento no podrá utilizarse después de la fecha de fin de la gira. No obstante, contactar con el fabricante para próximas ediciones.

Fabricante
La Cubana
(madre artística de Corbacho)

mercadotecnia bloguera

Admiremos la estupenda idea de márketing que han retomado en Gran Angular. Proponen un (segundo) concurso en el que los blogueros que participen tendremos acceso a un sorteo y derecho a un regalo por participar.
Con las alianzas mercadotécnicas necesarias, esto puede tener un ROI muy alto y se ganan la simpatía de los lectores.

Chapeau !

acecha

Sí, acecha. Acecha el anuncio de «Vuelveee, a casa vueeeeelvee». Acecha el bombardeo informativopublicitario de marras, que ya lanza las primeras salvas infantiles. Sobre todo, acechan las lucecitas decorativhorteras de esos que dictan cuándo empieza la Navidad. Esos grandes almacenes por todos conocidos ya están cargando municiones. Y para muestra, un botón:

robo (meme)

Pues sí, señoras y señores, imagínenselo. Ustedes dedican:
- tiempo, porque no se hacen las cosas sin tiempo,
- esfuerzo, porque no es una foto la que hay que sacar para que te salga bonita,
- talento, porque ese contraste obscuro-claro, fuerte-suave, dañino-inocuo, etc. no es fruto de una lente/mente ignorante,
- y el dinero que conlleve todo lo anterior.
El ladrón se lo lleva todo. Lo que se llama robar, vaya.
¿De qué hablo exactamente? Pues del robo descarado que hace una aerolínea de bajo coste de una fotografía bajo licencia CC. Esto lo he encontrado en isopixel, saltando de uno a otro blog de diseño.
En una nueva dimensión de la comunicación como constituye internet, parece relativamente sencillo apropiarse de imágenes ajenas. De hecho, físicamente lo es. Basta con hacer una captura de pantalla si el programa o la página en cuestión no te permiten descargar la imagen.
Para no perder la oportunidad de compartir el trabajo, pero dentro de unos límites, nacieron las licencias de Creative Commons. Éstas permiten a creadores noveles o aficionados compartir su trabajo de manera que eso les dé difusión, pero sin perder todos los derechos de la obra en cuestión. Tienen unos vídeos en inglés muy apañaos que explican qué es eso de algunos derechos reservados.
Por ejemplo, de este blog, podéis tomar contenido según la licencia Reconocimiento - No comercial - Compartir igual, como reza el logo de la barra lateral.
Os animo a castigar a quienes roban en la red, haciéndoos eco de esto en vuestros blogs, cual meme.

reservas

Des fois, on retrouve des anciens personnages des RDV online...











jemcrois_kisscool-online
miércoles, 20 de octubre 2007 15:22
hola, que tal?

ephedro-online
miércoles, 20 de octubre 2007 15:26
Aquí estamos. No hay mucho que contar ¿y tú?

jemcrois_kisscool-online
miércoles, 20 de octubre 2007 15:30
bien, normal, de vacaciones el jueves voy a Malaga 1 semana

ephedro-online
miércoles,20 de octubre 2007 15:33
Pasa por Torremolinos, hay un montón de marcha gay.

jemcrois_kisscool-online
miércoles, 20 de octubre 2007 15:36
Sí, allí me voy a quedar
podemos vernos otra vez si quieres?

ephedro-online
miércoles, 20 de octubre 2007 15:43
Debo comunicarte que tengo reservas con respecto a eso.

jemcrois_kisscool-online
miércoles, 20 de octubre 2007 15:44
cuales? jeje

ephedro-online
miércoles, 20 de octubre 2007 15:50
No, parece que no me has entendido.
Tengo mis reservas.
Tan sólo quería decir que las tengo.
Ici pour la version française.

el friki interior

No estoy muy seguro de si soy o no friki, ni siquiera de si lo intento o no. Sólo sé que he sacado un 23.2409382 % en el test. Lo que sí sé es que me veo demasiado reconocido en más de una de las afirmaciones de este decálogo.

Sabes que estás en contacto con tu empollón interior cuando...

1. Te ríes de las coincidencias de imágenes en los captchas

2. Tienes preparada una respuesta precisa cuando alguien te pregunta «¿Cómo estás?»

3. Tocas objetos al azar (paredes, vallas) para compensar la falta de infomación

4. Cuando ves unos palilos chinos piensas «reutilización» (y cuando ves sushi: «compactación»)

4. Crees firmemente que dar una segunda oportunidad a alguien en el Trivial Pursuit fastidia el juego

5. Posees la edición de lujo de «Cómo dibujar Hentai»

6. Te has fijado en que había dos números 4 en esta lista y te está sacando de quicio

7. Has aprendido a acostumbrarte a que se puntúe de 1 a 10 (pero aún piensas secretamente que tiene que haber 0)

8. Haces chistes metalingüísticos

9. Cuando alguien se enrolla en una pregunta técnica ya estás buscando la solución óptima para aligerar antes de que acabe

10. Te pasas los viernes noche corrigiendo las entradas de Wikipedia en que Spock aparece erróneamente como vulcanianio


Vía Blogoscoped

réserves

A veces uno se encuentra con antiguas citas por internet...











jemcrois_kisscool-online

miércoles, 20 de octubre 2007 15:22

salut, ça va?

ephedro-online

miércoles, 20 de octubre 2007 15:26

Ça va. Pas trop de changement depuis. Et toi, sinon ?

jemcrois_kisscool-online

miércoles, 20 de octubre 2007 15:30

vais bien normal, vacances ce jeudi vais a Malaga 1 semaine

ephedro-online

miércoles,20 de octubre 2007 15:33

Passe par Torremolinos, il y a plein de marcha gay là-bas.

jemcrois_kisscool-online

miércoles, 20 de octubre 2007 15:36

Oui c'est là où je vais rester

on pourrait se revoir si tu veux?

ephedro-online

miércoles, 20 de octubre 2007 15:43

Je sens le besoin d'exprimer que j'ai des réserves à cet égard.

jemcrois_kisscool-online

miércoles, 20 de octubre 2007 15:44

lesquelles? jeje

ephedro-online

miércoles, 20 de octubre 2007 15:50

Non, tu ne sembles pas avoir compris.

J'ai des réserves à ce qu'on se voit.

J'exprime le fait que j'en ai, uniquement.

Update: versión en español aquí.

mamá en la uni

Mi madre se ha apuntado a la universidad. A raíz de esto, he vivido uno de esos momentos en los que uno se ve reconocido en los progenitores. He vivido uno de esos momentos en los que dudas si te mola o te fastidia parecerte a ellos. He vivido uno de esos momentos que son el signo inequívoco de que -sea de quien sea tu sangre- te criaron ellos. Fijo.
Por lo que me cuenta, no os vayáis a creer que tampoco ella tiene un gran sentido del ridículo, se ve que se tiene que contener en clase. Se tiene que contener para no hacerse la marisabidilla, que era uno de mis deportes favoritos en el colegio, en el instituto, en la facultad, en la autoescuela, en las formaciones de empresa, en las reuniones familiares...
Cuando interviene, el profesor le dice a sus compañeros que no se preocupen, que esa señora ya la tuvo en clase mucho tiempo ha y que se lo sabe ya todo. Que no tiene él muy claro si se ha apuntado por aburrimiento o para meterle un dedo a él en el ojo. Y además no se ríe, porque es muy serio el tipo. Mi madre me ha confirmado que en esas asignaturas para mayores se lo está pasando pipa. Ya te digo. Puede pelotear sin que le importe la nota ¡porque no hay!
Tengo que decir que no es su primera vez en la universidad, porque ella ya pasó por ahí hace un montón de tiempo. Para que os hagáis a la idea, mis primeras clases de universidad también fueron las suyas. De hecho, cuenta la leyenda familiar que ella y mi padre, que compartían clase y carrera, se vieron un día en la siguiente tesitura con otro profesor:

Allá por los ochenta...
- Buenos días, voy a ser su profesor y deben saber que en esta asignatura las prácticas son obligatorias.
En el descanso...
- Profesor.
- ¿Sí?
- Verá, ejem, nosotros tenemos un pequeño inconveniente...
- Pues se traen al inconveniente, pero tienen que asistir ambos.
- Eeee...
- ¿Qué ocurre?
- Que tenemos un hijo en edad de crianza (recién nacido, vaya) y estábamos pensando que
- Les he dicho que asistan, no que piensen. Ahora, si me disculpan.
La semana siguiente...
- ¡Ngué!
- Ephedro, cállate, que estamos en clase.
- Mngue.
- Así.
Claro, los ojos del profesor, al ver al pequeño inconveniente en clase, pues se pusieron del revés. Al menos no daba mucho la lata. En el descanso, pues, os podéis imaginar:
- ¿Pero qué es esto!
- Esto es nuestro hijo Ephedro. Dijo que nos lo trajéramos, cito textualmente: «Pues se...»
- Sí, ya sé lo que dije. Pero es que creía que se trataba de una excusa. [Sí, para que les dieran 2.500 euros, no te j****] Lléveselo usted a casa, y que ya le tome los apuntes su esposo, si acaso.
- ¡Nguée!

pasajero

...from zero61 and visitas:

Lunes: en cama.
Martes: normal, es decir, trabajando y con el cuerpo más o menos bien, aunque bastante estresado porque al día siguiente tiene lugar «el acto».
Miércoles: todo sea por «el acto». Me quito el piercing. Sobrevivo al acto. Me pica la oreja. Uy, una heridita.
Jueves: sigo vivo. Mis amígdalas, mejor. Mi oreja, peor.
Viernes: como fuera, con mi exposa: ojo clínico de restaurantes donde las haya. Tiro para urgencias del Clínic. Me pasan por otorrinolaringología, que -como ustedes sospecharán- tiene mucha menor cola-de-urgencias-de-la-seguridad-social que las otras y no me dejan con infecciosos. Llamo al Niño de la Selva, amiguete enfermero, mientras espero unos segundos. Me sale de una puerta contígua antes de lo que se tarda en decir esta oreja ojalá no fuera mía. Asombro. Regocijo. Besitos no, que está de servicio y me mancha.
Me llaman. La otorrina me mira la oreja. Me la remira. La herida ha crecido, solita ella. Ahora es una cosa asquerosa, hinchada, rojiza, húmeda, repugnante... No me gusta su cara, agh. Me refiero a la que pone la otorrinolaringóloga. Coge un artilugio que me tenía un aire entre unas pinzas y la matanza de Texas. me exprime el lóbulo, lobulúculo, y me extraaaaargh ¡ay! ¡cagontó! ffffff, tejido putrefacto, vaya.
Me da una receta que no se puede sacar en la farmacia. Son prescripciones de especialista que tiene que validar tu médico de cabecera. Las consigo y empieza la maratón de antibióticos. Ya no os quiero cansar con cómo mi hígado hubo que reconstruirlo ni cómo en mi cuerpo ya no había flora de ningún tipo...
Y sí, el alien murió, aunque me dejó una tenue pero real cicatriz...

last night

ingredientes nuevos
hacen puchero
rompen a hervir
hacen «pop»

and we'll become and we'll become and we'll become
silhouettes when our bodies finally go

ba ba ba ba
gracias

un día

Sí, vuelvo a recobrar fuerzas poco a poco.
Ahora que estoy instalado en el nido y que empiezo a tener algo parecido a una rutina espero poder escribir un poco más. Para empezar, os contaré un día cualquiera en mi nueva vida.
Me levanto. Me aseo, me visto (llevo camisa casi todos los días, miren ustedes) y desayuno a la velocidad del rayo. Con la leche chocolateada en la laringe, me pego la gran carrera de la mañana al autobús. Cuesta abajo y sin frenos, oigan, recorro las calles estrechas y empedradas de mi pueblo para llegar a una explanada por la que pasa el autobús a la capital. Así que con esto me despierto por fin.
Si tengo suerte, el autobús no llega mucho más tarde de su hora y la carrera ha merecido la pena. Si no, maldigo la hora en la que me levanté temprano y el monopolio de la ruta que tiene esa empresa de perros. Porque es la única hora del día a la que uno se encuentra con embotellamientos, y más cuanto más tarde se sale. La semana que viene a lo mejor me llevan en coche por la mañana.
Bueno, pues en el autobús, uno intenta que el viaje se pase lo más rápido posible, es decir: dormido (ahora que había conseguido despertarme, vaya). No obstante, en el siguiente pueblo (que está a unos 7 minutos, tiempo insuficiente para empezar a roncar) se monta al autobus una banda de gallinitas cacareadoras todas las mañanas. Esas señoras del campo, van a ganarse el pan a la capital y empiezan el día contentas, jaleosas.
Luego toca trabajar. Por último, según el día, o me vuelvo con el bus de las seis y con coscorrón incluido. Al final, me dedico a vaguear en mi casa del pueblo y -miren, que lo intento- nunca consigo dormir antes de la una de lamañana... aaaargh.
Next week, next week, next week...

ultra lights

Cosas de la vida. He conocido (no, bíblicamente no) a un coreano. Simpático, creativo y que habla italiano. Teníamos que trabajar juntos, así que el miércoles quedamos en una primera reunión. El señor en cuestión, con carita de treinta y cinco pero cuarenta y dos a sus espaldas, fumaba una variedad de cigarrillos hasta ahora inexistente en España.


Nótese que en Corea del Sur no se puede fumar hasta los diecinueve.

Por cierto, esto sucedió en Salmorejóliwood, porque ¡ahora vivo aquí!
Adéu-siau.

eres PC, eres Mac

Haciendo honor a los niños de Hidrogenesse (Rubí), que tiempo ha nos deleitaban con «Eres PC, eres Mac», os paso una serie de vídeos que Apple preparó para publicitar sus Macs en Estados Unidos.

Tenéis la versión española
y la versión original.

¿todo lo que entra tiene que salir?

A veces ocurre que uno se encariña de la gente. Intentamos ser de hielo, o de piedra, pero nos volvemos de caramelo. Vale, no es que pase a veces, es que ¡quien se resiste a amanecer junto a un cuerpito caliente! Efectivamente, un servidor de ustedes no.
El cuerpito en cuestión tiene su historia. Lo he nombrado criatura entrañable: me saca divino en las fotos, me muerde en el pliegue exacto, me cocina estupendamente, me lo tiene todo muy recogidito, me hace monerías creativas y me tiene un iMac. Ahí es nada.
El caso es que me quedé a dormir en casa del cuerpito. La casa tiene su cocina entrañable, con su batidora americana que pica hasta hielo, sus hornillas de gas, sus libros de cocina a mansalva, su horno, su orden y su limpieza. La casa tiene su comedor con papel pintado con motivos psicopop y muebles retro. La casa tiene unas ventanas que dan a la calle Diputación.
La calle Dizorración no se caracteriza por la ausencia de vehículos ni personal. Además, al día siguiente era festivo en Barcelona (la iliada, o algo así), con lo que no paraba el trajín ni un minuto. Para más IESVS NAZARENVS REX IVDAEORVM, en la Ciuad Condal reinan las motos. Añadamos a todo ello que el calor envolvente y lo antiguo de las ventanas impedían todo aislamiento acústico. Toma del frasco, Carrasco. Así que uno con el ruido no podía pegar ojo:
I - Ignorarlo no sirvió.
II - Respirar hondo para relajarme, tampoco.
III - Respirar fuerte para amortizar otros sonidos, pues imagínense.
IV - Construirme unos tapones de los oídos con papel higiénico resultó inutil y -posteriormente- repugnante.
V - Adivinad la rima.
De modo que un servidor de ustedes, que tenía deberes al día siguiente, decidió poner pies en polvorosa. Esto también fue por fases:
a - Utiliza la luz del móvil para no despertar al cuerpito (vale, hubiera sido una ardua tarea, que lo sepan, pero -vaya- por consideración).
b - Busca papel para dejar una nota y que el cuerpito no se aturda de extrañeza al despertar. Yo tenía una libreta (uf).
c.1 - Busca lápiz o bolígrafo (la pluma que teníamos no sirve para escribir) en la habitación. Pues no se encuentra, oigan.
c.2 - Corre a la cocina, a ver si ahí sí que escriben, si hacen lista de la compra o alguna cosa así. Pues tampoco.
c.3 - Profana el cuarto (en ese momento desocupado) del compañero de piso, para encontrar un boli que no escribe.
c.4 - Repeat c.3
c.5 - Llévate el papel allí, a ver si sirve alguno de los cientos de instrumentos de escribir que tiene.
c.6 - Vuelve por el móvil-antorcha, para ver lo que escribes.
c.7 - Repeat c.3
c.8 - Escribe con un lápiz finalmente, bajo la luz del móvil, para descubrir más tarde que era de color lila.
d - Abre la puerta para salir ¡finalmente?
e - Cae en la cuenta de que hay que cerrar con llave tras de sí, porque la cerradura es caprichosa.
f - Intenta despertar al cuerpito para que te cierre. Nanay de la China.
g - Ponte a buscar las llaves en la habitación (sólo podían estar dentro de ese huevo chino de porcelana hortera).
h - Sufre al separar la llave que necesitas de su anilla, virtualmente indestructible.
i - Vuelve a intentar establecer comunicación con el cuerpito para explicarle (porque en la nota ya no te cabe, con tantas tonterías que has puesto) que la llave se la vas a dejar en el buzón de abajo, que es lo menos insensato que se te ha ocurrido. Ya verás si te escucha, ya.
baile aragonés - Trata de cerrar una puerta que ya de por sí era caprichosa antes de que le metieras algo por el agujero. Duda entre cargarte el mango de la llave o tu muñeca. Consigue hacer palanca con otra llave y abre. Uf.

Huí de ese infierno de orden, belleza y ruidos callejeros para ver que mi metro acababa de pasar y quedaban ocho minutos ocho para el siguiente.
Cuenta la leyenda que el cuerpito se despertó desorientado, me creyó fugado de su -ejem- respiración fuerte y de camino al cubículo de aseo personal vislumbró un cuerpo en el sofá. Se acercó, creyendo que era el de un servidor... jijiji. Luego me llamó para compartir la anécdota conmigo y desvelar una gran duda: cómo había salido sin las llaves. Efectivamente, lo suyo era trance y lo demás tonterías. El pobrecito aún no había hechado en falta la llave de la libertad y de la seguridad. Pero tiene un iMac.

vapuleo

Javier Pradera, que no suele dejar indiferente, firma hoy un artículo de opinión que no tiene desperdicio. Ya en el 96, el Mundo advertía de sus artes. Hoy pone al PP de vuelta y media, defendiendo al PSOE, con los incisivos. No os lo perdáis.

visitas

...from zero61:
Visita nº 1: el médico.
Viene un señor. Un facultativo, parece. Se espanta del termómetro roto por la presión del mercurio. Se asusta porque sólo quedan hilachos de rojo en el blanco de mi garganta. Toma lactosa, mariposa. Me receta 4 viales 4 de penicilina para inyectar. Me da un volante para los pinchazos. Se va.

Mi bondadosísima compañera de piso, alias mi exposa, amiga donde las haya, trae los frasquitos de inyectable de la farmacia. Volvemos a llamar al 061.

Visita nº 2: el practicante.
Aparece otro señor que no para de hablar. Un asistente técnico sanitario, los llaman. Carrete 100%, oiga, pero al menos es cachondo. Mira el volante y -sin soltar la hebra- va sacando la jeringa, poniendo la aguja, hablando, golpeando la ampolla, extrayendo el líquido, mezclándolo con los polvitos, rajando de lo lindo, carguen, apunten, charlen y ¡fuego!
Pero no noto nada. Casi nada. Le pregunto «¿Ha acertado?». Blablablabla. Me parece un tipo muy gracioso. Encantado. Hasta otra. Gracias, gracias. Adiós.

Lunes en cama. Jo.
Bueno, más que en cama, es uno de estos días de encierro. Bata, pijama y pantuflas son mi protección. Mi exposa me da cariño. Me cansa ver el pseudogotelé amarillentos del piso, los quicios marrones, el suelo de terrazo, mis cortinas pop y el cuadro del salón tanto tiempo. El acto se acerca.
To be continued...

palabras al aire

Lanzamos diez palabras al aire
y no volvimos a verlas caer.

Yo creía que la poesía era un poco coñazo. De hecho, según cuál, lo puede ser. Igual que la televisión, si seguimos así. Pero esta tarde bebí, rápido y sin parar, un agua que me fue tan fresca que la creí prosa. Viajé miles de kilómetros en tan sólo miles de segundos. Me reconocí en la escritura de una persona a la que no he visto más de cinco veces.
Se ve que no podemos sino ser hijos de una época y que nuestros sentimientos, lejos de ser íntimos, lejos de ser exclusivos, lejos de ser únicos, son fruto de lo que nos rodea. Incluso habiendo leído la mitad de libros, la realidad nos zurre de igual manera. Ajenos a los ideogramas y a San Cirilo, cercanos quizás tan solo a la vega granadina, la trabajada obra de quien bien podría serme un extraño, me ha explorado posiblemente sin esa intención.



Os invito a disfrutar de la poesía de nuestro tiempo, despegada del alejandrino, del soneto y de la sinalefa, apegada al sentimiento, al tropo y al exónimo. Os invito a leer a alguien que comienza citando Such Great Heights. Os invito a viajar De Nagasaki a Novosibirsk.
Editorial UGR

NYChronicles: USAbles I

En el viaje allende los océanos que hice, saqué la friolera de mil ochocientas fotos [sic!]. Claro, no es que todas sean una maravilla pero de vez en cuando ha salido alguna graciosa, a veces incluso bonita. Hoy comenzamos un recopilatorio de fotos que revelan realidades variopintas, muchas son lo que un querido amigo mío boricua llama americanadas. A él le parece que son exageraciones nuestras. A mí me parece que son exageraciones de ellos. ^_^

Hay que hacer clic en la imagen del post para abrir la fotografía completa, que es la que tiene más gracia. Enjoy!

Esta «Y» sale en alguna canción.
The Y
Toca algo real y extinto.
Touch it
¿En el bus, serías tan amable?
Please NO
Él no lo haría. ¡Aún menos sin interrogante!
Won't you?
Nada es lo que parece.
Been lied to
Sácalo de tu armario.
Your closet
· La canción de la YMCA.
· El Museo de Historia Natural.
· Littering, smoking, spitting & radio playing.
· Más textos adorables...
· Nos engañaron ¿o no?
· Out of the closet.

Lesbos

Lo confieso. Tengo un perfil pululando por la web. Está en uno de estos portales para conocer gente. Hay concursos y todo y me tocó una entrada al Great Ball of Love. He de admitir que no hubiera ido si hubiera tenido que pagar la entrada yo, pero no me arrepiento.
Atención, detalles escatológicos: Cuando iba a asearme para tirar hacia la fiesta tuve una incidencia intestinal. Digamos que de tipo 7.
La anfitriona del portal, Gloriosa ella, nos envió un correo electrónico para quedar en la puerta los que teníamos entrada gratis. Gracias al uso del «responder a todos», el mensaje se convirtió en conversación y decidimos quedar con tiempo, antes de la fiesta, para tomar algo y conocernos. Cuando llegué al punto de encuentro noté algo, un no-sé-qué al que no presté mucha atención.
Decidimos ir a la Oveja Negra. Por -ejem- alguna extraña razón, yo no podía beber más que refrescos de cola o té. Gracias a esta lucidez, me di cuenta de que el mío era el único miembro del grupo. ¡Por Artemisa! Estuvimos charlando, derramando sangría por la mesa, haciendo fotos y todas esas tonterías que nos encantan a los humanos cuando salimos en rebaño. Llegado un punto, salimos a la calle para tomar el transporte público hacia la fiesta. Una vez más noté algo que no cuadraba, pero lo ignoré de nuevo.
Nos dirigimos al fòrum en pandilla. Había un amplio abanico de edades y me tocó ser el abuelo. Vaya. Nos bajamos en la plaça de les Glories Catalanes, en la que -como no podía ser de otra manera- alguien hizo un comentario acerca de lo fálico en la torre Agbar de Jean Nouvel. Una linda rastafari rubia, que estaba en el grupillo, tuvo la gentileza de compartir conmigo un cigarrillo mixto. Consecuencia: cuando estábamos todas y un servidor montadas y montado en el tranvía, a un servidor de ustedes le dio por preguntar acerca del orgasmo múltiple. Ante mi grata sorpresa, no se cortaron ni un pelo y hasta sacaron el tema de la consabida eyaculación femenina.
Llegamos al parc del fòrum y dimos una vuelta tremenda para encontrar la fiesta. Entonces todo me cuadró. Si yo creía que la fiesta iba a ser en Hospitalet ¿por qué estábamos en la otra punta de la Diagonal? Claro, yo confiaba en que la gente con la que quedaba sabía de qué iba la cosa. En ningún momento dejaron de saberlo. Tan sólo sucedió que estaba claro que no había que especificar... ¡¡Me llevaron a Lesbolandia!! Me adoraron por ir con ellas.
Yo he de decir que disfruté bastante. Fue todo un descubrimiento. Nunca antes había estado en un sitio tan lleno de mujeres, tan exclusivamente lleno de mujeres de todo tipo. Descubrimiento. Sorpresa. Androginia. Ahora estoy convencido de que la androginia es mucho más efectiva y estética en mujeres.

Conocí a unas gemelas. Primero una me preguntó que si era gay, así, directamente en la tercera frase más o menos. Luego me presentó a su hermana que pasó por nuestro lado mientras charlábamos. Más tarde estuve charlando con la hermana, que no tardó en hacerme la misma pregunta. Me hizo gracia, la verdad. También conocí a una neoyorquina monísima que me preguntó por qué llevaba una tarjeta de metro de NYC colgando de la cremallera de mi mochila.
Acerca de la androginia diré que llega a ser tan efectiva que -hasta que asumí que no tenía por dónde ligar- me hizo girar la cabeza repetidas veces, mientras buscaba un hombre. Éramos como tres, reconocibles porque teníamos barba. Pronto decidí no complicarme intentando ligar, por lo improbable del asunto.
Mi no-alcoholización me permitió disfrutar y analizar. La compañía fue muy agradable. La pandilla era variopinta y conocí a una chica de Tarragona que me pareció muy interesante. La música no me gustó, aunque estuve bailando toda la noche (porque ir pa ná...), con el abanico, claro. Los visuales nos parecieron muy originales al principio: pasaban a Betty Boop. Luego nos dimos cuenta de que eran un timo porque se dedicaban a pasarlos en bucle. La luminotecnia resultó pésima, por el uso excesivo de estroboscopio, que es muy nocivo. Además, estábamos junto al mar y desperdiciaron la oportunidad de dejar un lado abierto con vistas al mar y que nos hubiera dado una brisita genial. Por supuesto, lo que me pareció peor fue que separaran a hombres y mujeres. Como concepto, sin menoscabar en la experiencia de la noche bollo. Entiendo que el efecto del voyeur afecte más a unas chicas enrollándose que a unos chicos, porque la educación de unas y de otros es distinta y por lo tanto se hereda una percepción de las relaciones diferente. No obstante, podrían haber utilizado un único recinto para todo el mundo, con áreas separadas pero a las que se pudiera tener acceso con la misma entrada. Será que no hay mucho espacio en el fòrum. O será que somos segmentos de mercado distintos.

Un cero para la organización del Loveball.

La isla de Lesbos

zero61

A pesar de que uno no puede presumir de una Cosa Purulenta y Asquerosa, albergo una envidiable colonia de estreptococos.

No alcanzo a saber por qué motivo concreto, un día se ve que iban por ahí tan felices y convinieron que mi garganta era un buen sitio (calentito y humidificado) para acantonarse. Claro, no les faltaba de nada. Tenían comida y bebida. Tenían células que destrozar y glóbulos blancos para jugar a las peleas (diversión a cien, bueno, a 38'5ºC). Tenían huequitos a tutiplén en las paredes de mi faringe, que podían rellenar con esa cuajada de lactosa que fabrican. ¿Qué más se puede pedir?
La primera aparición tiene lugar un fin de semana. El fin de semana anterior a un importante acto. Por supuesto, servidor de ustedes se encuentra ligado al mentado acto (en adelante «el acto»). Mis estreptocoquitos me hacen llamar al 061. Mi cuerpo se debate entre sudar y/o tener frío, quedarse quieto y/o no moverse, comer y/o no comer, et cæteris paribus.
To be continued...

Por cierto, no dejéis de pasaros por los blogs enlazados (o substancias relacionadas).

profiles: el egocéntrico

- Fuera del armario: si quiero
- Tamaño de pene: sabroso
- Amigos: yo mismo
- Busco: lo más parecido a mí
aunque me parece pretencioso tener que poner yo una descripción de mí mismo, ahí va: soy un chollo aunque nadie parece darse cuenta. soy alegre, simpatico, cariñoso, un pelin caprichoso, súperamigo, trabajador, etc...

Así que pasé de escribirle porque consigo mismo tenía bastante, oye.


Y sí,
I am back.
Muñequito de Planearium

NYChronicles: the Mermaid Parade

Agotador. El viaje a NY ha sido agotador. Estoy aún recuperándome, de ahí la poca actividad. Pero sarna con gusto, es poco disgusto.

Si recordáis este cartel...

Debéis saber que se trata del aniversario de plata del Mermaid Parade o Desfile de Sirenas. Me encanta cómo lo llamaban por los altavoces: the seaside extravaganza. Se trata de un pasacalles de todo tipo de disfraces, pero principalmente sirenas, tritones y otros seres marinos. Lo organiza la asociación artística de Coney Island, que no es una isla. Se trata de la península que está en la parte sur del distrito de Brooklyn.
Empieza en la calle 10 del distrito y llega hasta aquí:
Como fui un poco perro y seguro que hice algo el viernes que no debía, pues llegué a las mil y el desfile estaba medio disperso. Lo bueno, sin embargo, es que las sirenas y demás pueblos marinos y fantásticos seguían pululando por Coney Island. Aquello tiene su playita, sus chiringuitos de comida, sus baretos de playa y su parque de atracciones.
Esta es una muestra de lo que vi aquel día, aunque no es nada...
(Las imágenes las tenéis a mayor resolución si hacéis clic. Los derechos de las fotos, CC2.5, como el resto del blog).

Sirenita azul. Más de una y más de dos había con este color. Esta se debió levantar a las seis de la mañana para arreglarse.

Fresón andante. O algo así.
Si alguien sabe de qué se trata en realidad, que comente, por favor.

Tritón de cola roja. No se sentía las piernas.
Sí, ha sonado cruel, pero es cierto.
Y no es culpa mía. Y él era feliz.

Tarjetas postales. De Coney Island. De los años cincuenta por lo menos.

Más pueblo marino. Con el World Famous Cyclone al fondo.

Piratas. Ñam.

A imitación de los quarter dollars, o veinticinco centavos, esta sirena celebra el cuarto de siglo, o veinticinco estíos (y tías).

Churtical big mouths. Si no fuera por el mahatma azulado, la foto hubiera tenido una combinación de colores total.

Sirena con piruleta. Ella no se quiere, se adora.

Familia crestada en la playa.

Tritón. Majísimarroba. Con ese toque axiótico.

Busca el product placement.
Si lo encuentras ¡comenta!

El parque de atracciones desde lo alto de la noria. Este parque está como anclado en los años sesenta. Es como entrar en una peli de Stephen King. Bueno, en verano menos.
¿Dónde está Wally? (esta vez no hay que buscar).

El ocaso.
Si os ha parecido interesante, no dejéis de mirar la del año pasado en la web oficial.

cookies

Empieza hoy una serie de posts especial. Se trata de un recopilatorio de perfiles que deja la gente en las webs de ligar. A lo mejor alguno es el mío. Se tratará de pequeños snacks dulces.
Va ligadas con este lindo post que me han publicado las chicas de QaD.

El primero, el no, aquí debajo:

IloveNY

profiles: el no


- Fuera del armario: para mí mismo
- Tamaño de pene: prefiero no decir
- Amigos: los míos
- Busco: alguien normal
No quiero nada con locas, ni ambiguos, ni gordos, ni peludos, ni nada que parezca humano.

Y uno va y, como un tonto, le envía un mensaje esperando respuesta.

burguer kings



Hay en Nueva York una cadena de restaurantes/dinners que se llama Jackson Hole. Es, digamos, lo mas tipico que puede uno encontrar en la ciudad. Tienen ocho hasta la fecha. Estos son los contadores del que hay en la segunda con la 83. Me encanta el sistema de calles ultracuadriculado.
Cuidado, si pedis algo no hace falta que os pidais el platter, porque ya hay bastante con la hamburguesa sola... American way, amigou.

Twesdaynshort

Hoy he visto...
...un bus de colegio como en los dibujos animados:

...un anuncio de iPod funky:



...este cartel:

...esta silla:

que era de este artista: delavega


Y os escribo desde este centro Apple de la Quinta con la Cincuenta y nueve:

GRATIS, por cierto

chase them clients


Esto es lo que hace este banco, en pleno barrio de Wall Street: si te abres una cuenta, te regala un frisbee, o un llavero...


desfibrilando

Ya he llegado. Despues de pasar por Roma y darme cuenta de que los italianos pueden ser tan tardones como nosotros o mas, me teneis aqui. Delante de mi teclado QWERTY sin acentos ni enye (los catalanes estaran contentos, jajaja). Aqui son las cinco de la tarde... asi que tendria que estar pensando en salir de juerga si estuviera alli. Os mantendre informados... Ya tengo fotos chulas...

Un desfibrilador del aeropuerto de Newark. Como los extintores, oye.

I'm gonna wake up in the city that never sleeps!!

I want to be a part of it

Estoy de los nervios, quedan 12 horas 12 para que me pille un avión a I want to be a part of it. Llevo tarareando Mecano, Frank Sinatra y Madonna una semana.

¿Recordáis que os hablé de la chica que está encontrando la clave de la mensajería en bici y la educación en medio ambiente con un viaje global? Pues a esta muchacha intrépida le pedí consejos para mi inminente viaje a Nueva York. Esto es lo que me recomendó, digno de reproducir:

De New York te recomiendo la guia Lonely Planet, se ajusta bastante a la realidad.
Yo conseguiría una bici (y no es coña) para pasear por el cinturón que rodea Manhattan y/o Central Park. Esto lo puedes hacer en unas cuatro horas cada uno, con sus paradas y sus fotos incluidas. Pueden ser dos días interesantes.
No te pierdas el puente de Brooklyn, el Empire State Building y la Estatua de la Libertad, a los dos últimos no he ido esta vez. Ya fui cuando era jóven y si es tu primera vez, deberías hacerlo.
Pasear, pasear y pasear. Pasear por el centro centro. Times Square y la zona súper comercial, la 5ª avenida. Y cuando cae la tarde el Soho, East Village, West Village, Nolita...
No hagas caso a quien te diga que tienes que comerte un Pretzel en la calle, es un simple trozo de pan seco, pero no evites una hamburguesa donde sea. Prueba, como mínimo, quince refrescos distintos y te quedarán trescientos por probar. Toma un Cosmopolitan a las cuatro de la tarde, a las seis y a las diez. Todos saben distintos.
Nueva York no es caro, y menos comparado con Barcelona, si vas de bocata y de comida China, aún te sobrará pasta.
En el metro compra una metrocard de diez viajes como mínimo, aún te faltarán. Paga con tarjeta donde puedas a menos que lleves mucho metálico. En bastantes sitios no aceptan tarjeta (sobre todo en sitio pequeños de comida rápida).
No es peligroso en absoluto. Evita mirar a los ojos y siempre empieza tus frases por: «Sorry...» (son muy educados y muy amables). Bueno, esto tampoco es Suiza, no te engañes, pero la gente mola.
Las calles están bastante sucias y hace un calor que flipas. Bebe mucha agua, mucha. La del grifo está súper buena, tipo mineral. Lleva unas toallitas para limpiarte la cara y las manos del sudor pegajoso (yo esto no lo hago, pero ¡me molaría haberlo hecho!)
No te desesperes con los nombres de las calles, en tres días te lo aprendes: «¿La 5ª con la 27, por favor..?» Ojo, no enseñes los mapas, no se van a enterar de nada, se lo saben de memoria. Si les enseñas un mapa se pierden fijo.
Un beso,
Aída

zona zero

No se vayan a creer ustedes que sólo en Gaudíliwood ocurren fenómenos paranormales en el transporte público. No, en la ciudad del salmorejo también. Hace no mucho, servidor de ustedes iba de la Renfe al hospital, en el bus, feliz de la vida. La ciudad estaba en todo su apogeo primaveral, cuando de repente entró. Perdonen las siguientes alusiones que haré a un ser humano. Se trataba de una mole, casi más ancha que alta, que no podía evitar rozar a todo el mundo por el pasillo, entre los asientos. Su cara parecía derramarse, con grandes ojeras, carrillos colgantes y papada en delantal. Pero esto, aparte de las consecuencias que tuviera para su propia salud, no molestaba en sí. Uno (que ha sido gordo), no se ensaña así como así con un ser seboso, si no hay mayor motivo. Lo peor es que exhalaba un profundo tufo penetrante y envolvente, que se revelaba en mezcla extremadamente ácida de transpiración, notas de orín y eau de cigarette. Eso era lo que distinguía a ese señor sobredimensionado del resto de los simpáticos gorditos (o no tan simpáticos, pero inocuos). Y tuve la dicha de que se sentara donde menos me convenía: detrás de mí. Como su aura pestilente abarcaba un área de unos dos metros de radio, yo me encontraba en plena zona zero.

peste
¿Se trataría de un coro?
________________________
Por cierto, he añadido la sección «cuidados paliativos». Veréis una campaña de Amnistía Internacional en la que lucha contra la censura en la red. Participad.

difusión

Hoy El País dedica un artículo digital desbordado de comentarios a Manuela Trasobares, electa concejal por un partido republicano.
Creo que los votantes tenemos que elegir por la capacidad de gobernar y por la concordancia con nueastra línea de pensamiento. Además, es muy positivo para la normalización de la diversidad de identidad sexual que las personas transexuales alcancen puestos reconocidos socialmente (en todos los campos).
Esta señora ha sido capaz de atraer mucha más atención que el último refresco de Coca-Cola, con una aparición en la televisión valenciana. Con esto, volvemos al tema de la mercadotecnia. Se trata de una mujer a la que no le falta inventiva ni astucia. No dudo que era consciente de cual sería su repercusión mediática.




Yo por mi parte, no puedo menos que animarla en el reto de ayudar al pueblo de Geldo.

bike the world

Érase una vez hace muchos, muchos años un postadolescente universitario que se fue a cursar un año en una universidad extranjera. El estudiante en cuestión llegaba con el alojamiento acordado entre las universidades de orígen y de acogida. Ese alojamiento consistía en una habitación de (gracias a Dios si llegaba a) unos diez metros cuadrados, con lo necesario para sobrevivir:
- Ventana, en planta baja, sin barrotes y olé.
- Contraventana.
- Fresquera: dícese de el espacio entre la ventana y la contraventana en los meses de noviembre a febrero.
- Cama.
- Sofá (la cama).
- Silla y silloncito.
- Escritorio.
- Mesa para comer (el escritorio).
- Armario.
- Estanterías (las del armario).
- Vanity, pero sin fair (lavabo y espejo).
- Puerta (una entre treinta en el pasillo).
Luego había una habitación con una encimera de obra, dos placas eléctricas, un aro del que colgaba una bolsa de basura comunitaria, un fregadero de dos senos y un par de ventanucos. Algunos lo llamaban la cuisine.
También teníamos otro «espacio» con tres duchas y tres retretes. Éstos no tenían tapa. Aquéllas siempre estaban libres. Pura higiene, oiga. Vive la France.

Las deplorables condiciones en las que nos encontrábamos nos hacían trabar lindas relaciones entre estudiantes de todas nacionalidades. Una de las personas que recuerdo con más cariño es una chica que ahora está llevando a cabo un proyecto increíble: la vuelta al mundo en bici. Bueno, en realidad hace un estudio acerca del uso de la bicicleta y sus beneficios para el mundo actual. Es interesante porque además trabaja la perspectiva empresarial. Recomiendo leer lo que está «sufriendo» esta niña en:
http://www.biketheworld.es/

melocotones

Recuerdo los veranos en la casa de la playa. Mis abuelos los pasaban en la costa, en un barrio de bungalows monísimos, el barrio de los pescadores. Se llamaba así, no por que vivieran allí pescadores, queda a un kilómetro de la playa, sino porque los nombres de las calles estaban dedicados a «pescadores de hombres»: Velázquez, Juan XXIII o Isaac Albéniz, entre otros. Allí que nos íbamos mi hermano y yo, a hacer compañía a mis abuelos y a liberar un par de semanas a nuestros padres de tenernos bajo su cargo, criaturas.
bungalowsLa casa de la playa tenía dos entradas. Una entrada tenía un patio coqueto, con su verja blanca, con sus arriates, con su manguera y con su jofaina de zinc gigante, pero que se utilizaba poco. No obstante, recuerdo que mi abuelo lo cuidaba con esmero. Regaba y podaba las plantas, y le daba su capita de minio a los barrotes antes de pintarlos. Ahora es mi padre el que en nuestra casa cuida de que las plantas estén bien atendidas y nos recoge las mejores rosas. A mi abuelo se lo llevó la edad, o el Señor, que es lo que preferimos creer en casa.
La otra entrada era la de la cochera. Con los mismos barrotes, rara vez se utilizaba como cochera y normalmente se convertía en la puerta principal. A mí me gustaba, porque eso hacía nuestra casa diferente del resto de las casitas del barrio. Ahora pienso que, además, la hacía abierta, pues la vida se desarrollaba en el patio interior de la casa, conectado con la cochera por un porche. Todas esas puertas solían estar abiertas cuando había gente en la casa, un gusto que cada vez nos podemos dar menos. El patio interior olía a jazmín, y aún hoy cuando ese olor se desliza por mi nariz, el hipocampo me lanza retrospectivas de mi más tierna infancia.
En uno de estos flashbacks estamos mi madrina y yo, antes de ser mi madrina, entonces sólo tía. Estamos en el patio de la casa, no recuerdo muy bien qué hago yo. Sé que soy prepúber, como mucho, y que mi tía está pelando melocotones que saca de un cubo con agua. Sé que me encantaban como ahora, o más. Mi tía me explica que su tía Carmen, se ponía igual que ella y los pelaba, y le decía: «¿Quieres un poco?». Entonces, del melocotón pelado la tía Carmen cortaba un casco con el cuchillo y se lo daba a mi tía. Y eso es lo que ella hace conmigo. Pela. Corta. Comparte. Recuerdo mirar el trozo de melocotón como agua de mayo. Es la manera ideal de calmar sed y hambre. Recuerdo el zumito, que chorrea por mis dedos. Recuerdo que mi tía deja de preguntar y me sigue dando un trozo tras otro. Y sonríe.

Arrancado de mis entrañas gracias a estos textos de Elena Medel, del especial de Córdoba de Granada ciudad poética.

por una televisión sin programas del corazón

En esta tierra hay un canal de televisión que no emite programas de prensa rosa. En mi piso nos propusimos decir frases acerca de este tipo de televisión:
- Son programas de pura gente sin quehacer.
- Son horteras.
- Si no los ves, a veces te sientes como extranjero cuando te pilla una tertulia mari en la calle, o en la pescadería, o en la pelu, o en el transporte público...
- Es la peor bienvenida televisada para un extranjero, porque son puritas peleas y gritos.
- Pero AR es la reina, ¿no? Si no ¿quién va a ser?
- Bueno, ella va de culta.
- Al final es todo puro chismerrajo.
- Programas que no entiendes.
- La peor tortura para tu mayor enemigo: lo sientas, lo amarras y ¡hala! a zampar rosa.
- El mejor aliciente para Mafalda: «Si no te tomás toda la sopaaa...»
- Correctivo ideal para los no comedores de verdura.
- Pero es en la hora de la siesta, puedes pasar tranquilamente.
- La Duquesa de Alba es el pilar de estos programas ¿no? Así la conocimos todos los extranjeros. Lo peor del caso es que a poco que veas la tele, todo el mundo acaba conociendo a esos personajes pseudofamosos.
- Véase el caso pantoja. O lo que es peor, la web.
- Sirve para disfrutar más del resto de la tele, ¿verdad?
- Y todavía hablan hasta de Camilo Sestooooo.
Terminamos por coincidir en que la prensa del corazón estaba diseñada de manera que bastaban tan sólo tres o cuatro programitas para un completo update de la vidilla rosa. Y en que engancha porque no se necesita ninguna inquietud especial, ni conocimientos previos, especialmente no de arquitectura, ingeniería mecánica o traducción.

elecc... juerga

queda clausurada esta legisla... feria

¿secuelas sectarias?

Cuando llegué a Barcelona ya llegué desencantado del metro. Pero, comoquiera que es un medio de transporte necesario, uno lo toma y -de paso- aprovecha la vidilla que conlleva.
Hoy un señor salía del vagón cuando me iba a montar. Vi que otro tipo le estaba dando golpes en la cabeza o la espalda. No lo vi muy bien, pero sí que vi la cara de espanto del señor que bajaba, golpeado. El tipo que alegremente había golpeado al señor balbucía en una mezcla de catalán y español frases de un nivel de intelección 2 en una escala de 0 (nomanterao dená) a 10 (iraqueclarito). Se comportaba, de hecho, de manera extraña.
Por ejemplo, sonaba un reloj. Entonces, emitía unos sonidos por su boca que se asemejaban a algo como «Lassei, lassei. Sonlassei, ha-ha-ha» (esta risa daba un poco de miedito). Digamos que entonces se jum se «emocionaba» y se levantaba de su asiento. El asiento se lo cedió una señora que prefirió seguir de pie a pesar de sus muletas. Ahí es nada.
Llevaba una mochila del Barça y no paraba de repetir cuando se levantaba: «Mmmbbdammadrí, mmbbdammadrí». Se me ocurrió que se trataba, quizás, de un espécimen tocado por las secuelas de lo que algunos periquitos dan en llamar la puta secta [sic].
Este lugar es muy curioso, aunque a veces me planteo si en mi tierra no hay ejemplares parecidos.

abanico

Premisas:
- Un vagón es lo más peor en deshidratación (iba a poner «lo puto peor» pero he preferido este error garrafal a tamaña grosería). Deshidratación general (de todo el personal del vagón), no de cualquier tipo.
- El abanico es el mejor instrumento contra el calor que exista en el mundo eppañó y olé.
- La tostada debe estar adherida perfectamente a la espalda del gato para que vuele.
En casos en los que hay que estar en un vagón sin aire acondicionado e hidratado a la par, la solución al problema está bien clara. Aventarse con el susodicho invento.
Ande yo frío que de la gente me río.

Bueno, pues venía yo a puntito de deshidratarme (vamos, que les estaba rogando a las gotas de sudor que se volvieran para adentro) el otro día. Estaba recién montado (más bien high que sodomized) en el vagón. Con la calor que hacía, yo no iba a dejar de darme un poquito de aire. Estaban con un par de viej...ancianas con sendas proles allí sentados. La hija de la una y el hijo del otro. Se querrían desplazar, digo yo, y quien sabe si al mismo lugar que yo y todo. A partir de ahora las llamaremos:
· La graciosa: la viej...anciana dicharachera, madre de
· El hijo (un poco soso, la verdad)
· La muda: la viej...anciana que no hablaba, madre de
· La hija (que ya veréis qué bien me cae).
La hija coloca a la muda, le pone su bandejita del tren cual bebé en su trona y se sale a la puerta con la comitiva de despedida.
- Habei vihto lo que nohhá tocao, habei vihto lo que nohhá tocao, ehn -y le dice la que debía ser su hermana o (peor) su cuñada:
- Ese trae er trahe de hitana en la borsa.
Mientras tanto, la muda saludaba al más puro estilo Borbón.
- Ira, salúa como la reina. -añadió alguien desde fuera del vagón.
Yo me relamí, saqué la libreta y me dije: post que sus crió.
La graciosa, con el hijo al lado iba repitiéndole a algún pariente por teléfono en un cuadro costumbrista moranqueño total:
- Dinle que ya vorvemo pa'Hpaña. -y luego se dirigió a los presentes,- Porque ehto eh otro paí.
Risitas cómplices.
Y luego el hijo va y se despide por teléfono tipo Omaíta:
- ¿Ha colgao tú yaa? ¿Ha colgao? ¿No? Poh cuerga. -prometo.
Teléfono aparte, los presentes comenzaron su exaltación de la vida rural:
- Pues es que somos de Talpueblo.
- ¿Qué dice? ¿Sí? Ira qué bien. Nosotrah también.
- Pues hemos ido a la novena de la Virgen y tó.
- Ehque Cataluña eh otro mundo.
- Sí. Trabajan la mujer y el hombre, es otra mentalidad.
- Poh de Cataluña sehtá vorviendo mucha hente.
- Mamá ¿quieres un yogur o queso?
- Hmm. -y se comía ceremoniosamente su natural con bífidus.
- Y mi hija tiene un puesto en el mercao de Talpueblo. Que el mercao eh otra: menoh mal que lo han arreglao.
- Zi, porque zi no ze iba perdiendo.
- Qué vicio de comer manque no tenga una ganah. -decía sacando un bocata de salchichón ahí.
- Y ahora ahín la llevah al pueblo, con loh parque tan bonitoh.
- Pero ella hquiere aquí. Que le guhta la ciudá.
- Y la caló en Barcelona eh peoh.
- Ara zí que hace buen tiempo.
- Pos en Andalucía ha llovío.
- Ya, ahquí el entretiempo za perdío.
- Hmm.

A menudo disfruto de estas conversaciones intranscendentes del transporte público. En este punto de la conversación yo estaba ya dando una cabezada, así que si en algún momento la muda habló, no me enteré.

Voulez vous du maffé ?

El otro día quedé para cenar con mi hermano postizo y sus compañeros de piso. Bueno, de hecho, estaba convencido de que cenaríamos en su piso, así que allí me presenté con mi rosatdalpanadés, mi barrita de pan y mi jamoncito serrano en lonchas. Que no se diga, oiga.
Total, que me entero de que en realidad hemos quedado para cenar fuera, entre semanas. Olé ahí mis niños buenos.
Entonces mi mirada se dirigió al set de aperitivo cañí. A lo que mi hermano postizo, nuestro colega el del cumpleaños y yo pensamos al unísono: «mmmm». La sangre del sur no perdona.

Lo que se llama sentarse a tomar algo:
- Enga, amo a servir un vinito.
- ¿Y si saco el atuncico en salazón?
- Uy, qué buenas ideas estamos teniendo.
- No si al final, se le daba uso, ya sabía yo.
- Blablablablabla...
- Blablablablabla...
- Blablablablabla...
- Blablablablabla...
- Blablablablabla...
- Blablablablabla...

Añadamos que la tapita de jamoncito y salazón no era plan de dejarla a medias. Esas cosas cuando se abren hay que acabarlas. El rosado, tres cuartos de lo mismo. Bueno, ocho novenos y medio, para ser más exactos. De lo contrario los alimentos se deterioran, hombre.

··· --- ··· mientras tanto en otro lugar: ··· --- ···
- So, they just called to say they will be late...
- Oh, God, can't they ever be on time?
··· --- ··· ··· --- ··· ··· --- ··· ··· --- ··· ··· --- ··· ··· --- ···

- Vamof, fe llegamof darde.
- Gue no be gabe mahhamón nlaboca.

Ecuación
Desde la hora acordada hasta que llegamos: 30 minutos +
Adelanto británco por deferencia: 5 minutos =
__________________________________
¿Quién tuvo la culpa? El andaluz.

Bueno, pues tan adiestraditos tenemos a los británicos, oiga, que ya casi no me quedan moratones en ningún sitio visible. Y luego, rumbo al restaurante. La entrada ya olía a comino. Al poco nos pusieron en la mesa y tal, éramos unos ocho o nueve en total.

Ingenuidad número uno:
El camarero dijo que nos tomaría nota más tarde, porque éramos la mesa más grande. Asentimos (puñetero rosatdalpanadés). Eso sí, la bebida que no falte, para entretenternos de la mejor manera.
Pedimos por fin. Uno, inocente, cuando sale de casa se pide lo que no acostumbra a cocinar. En este lugar, los platos se elegían con unas tarjetas cuadradas, plastificadas en la papelería de la esquina -fijo- que llevaban el nombre del plato y los ingredientes, cada una de un colorcito. Había pollo, ternera, cordero y yuca (tarjeta verde, suitable for vegetarians). Pues cordero, que como poco en casa, pensé.

Ingenuidad número dos:
Como deberíamos haber sospechado, entre que ya habían pedido seis otras mesas y/o que el camarero se despistó y/o que nos dejamos timar como lerdos (aka lochinos), pues no había de lo que queríamos. Tuvo que venir una negrita a explicarnos el entuerto, que su variada oferta se había visto reducida a un plato de carne y otro de verdura(suitable for vegetarians). El primero se llama maffé, que es pollo en salsa con arroz, y el segundo era un lecho de yuca hervida con emplasto de espinacas (suitable for vegetarians).

Así que tuvimos que pedir de nuevo,yo me pedí un suitable for vegetarians recalentado al microondas. Después de todo esto, no dudamos mucho en ahogar nuestras penitas en alcohol. Y así fue cómo probé la comida senegalesa (suitable for vegetarians).

adolecer

Retomando el post de las chicas de Quédate a dormir (pronto pareceré un review de su blog), he aquí un flashback, porque el tema daba para más que un comentario.
Mi adolescencia, como decíamos, aunque no creo que fuera mejor que la de nadie, la recuerdo sencilla en sí (¿memoria selectiva?) porque yo tenía muy claro cómo me tenía que comportar, o eso creía, que a efectos prácticos es lo mismo. Ahora no, claro, y he descubierto que se debe a que fui niño hasta la universidad. Luego me malogré, como todo buen adolescente hace de un modo u otro, para convertirme en esto...
Bueno, pues la anécdota es la siguiente: el menda cuando era adolescente se enamoró de un proyecto de superheroína (no, de esas no: yo decía no a las drogas), porque nos gustaba la misma serie petarda de dibujitos japoneses (que era el término para anime en nuestra época, hijos míos).
La serie era esta:



La chica en cuestión, supongo que llena de confianza en sí misma, mire usted, creyó que no podía ser verdad y que aquello era una broma de las chicas malas del instituto compinchadas conmigo (o ¿qué os creíais? ¿que de esas/os sólo había en vuestro cole?). Porque claro, las muy petardas -imbuidas de hastíoadolescente noquéhacerconmivida asíquedaréporculo- me habían escrito una bella carta de amor de la pobre muchacha en la que su adoración por mí se veía comparada con las peores ventosidades humanas. Señor, si la encuentro la reproduciré en otro post.
Pffff...
¡Qué tiempos aquellos!
Si a alguien le suena esta historia, puede manifestarse. Jijiji.